divendres, 27 de desembre de 2013

Carta poética de Antonio Valle Sánchez


Transcribo más abajo la carta que leyó Antonio el pasado 13 de diciembre en el micro obert que mensualmente organiza el colectivo poético Deus Ex Machina en el Ateneu Candela de Terrassa. Gracias a Antonio por su originalidad y su pasión al presentar mi “Cuentitis Leeunrato”.

Carta poética
(A Dídac)

Terrassa, a las 20:24 horas del día 15 de octubre de 2013.

Estimado amigo Dídac: espero que al recibo de esta carta te encuentres bien de salud, yo bien a D. G.
Como tú ya sabes, mi esposa María Teresa ha entrado de lleno en el centro neurálgico de la tercera fase de la menopausia, por lo que ahora su receptividad está más opaca de lo normal.
Mismamente el día que cumplió años tuvo los mismos síntomas que normalmente tiene, pero con el agravante de padecer también: apatía, dolor de cabeza, temblores y congestión mental. Causalmente mientras rastreaba una página de contenido X (a saber), topé con tu “Cuentitis Leeurato”. Sin pensarlo tomé la decisión de dárselo a mi esposa para que lo probara, pero, ingenuo de mí no supuse que leyera todo el contenido de golpe. El resultado es que tuvo un ataque de ansiedad y al querer darle una pastilla de trankimazin, con los nervios y sin luz en el dormitorio porque se terminó de fundir la única bombilla que quedaba de veinticinco Wattios y encima, en vez de buscar en el segundo cajón de la mesita, hurgué en el tercer cajón, donde yo tengo mi medicación, y equivocadamente le di dos comprimidos de viagra. Lo demás te lo puedes imaginar. No puedo mantenerme en pie porque me tiemblan las piernas. Ahora, en este momento en que te escribo esto, estoy escondido en la caseta del gato, que la hice algo más grande por precaución.
Te cuento todo esto, para que tengas en cuenta agregar en las contra indicaciones de “Cuentitis Leeunrato” los efectos secundarios que puede producir tu excelente e ingeniosa medicación, eso sí, comprendo que hay que leerla #Bio-Lentamente, no de un tirón.
Sin más por hoy, recibe un fuerte abrazo de este que lo es:

Antonio Valle Sánchez

¡Ah!, se me olvidaba, cuando vayas al Ateneu Candela te tomas una cerveza a mi salud y a la de mi esposa y le dices a Emi que lo cargue a mi cuenta. ¡Recuerda, solo una!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada