dilluns, 3 de març de 2014

El tobogán


Como un niño que se tira por el tobogán
cierras los ojos e imaginas que estás en otro lugar
que no eres tú quien cae
y que el aire que sopla en tu cara
amortiguará tu caída

como un niño que baja por el tobogán
gritas que te miren sin mirar a dónde caes
pides atención sin prestarla a los demás
y no quieres llegar nunca
y no quieres saber dónde

como un niño que cae por el tobogán
te quemas las manos en el frío metal
y te dejas las suelas en el borde afilado
porque ya no es nada divertido
pero no hay puertas de salida

como un niño que se precipita por el tobogán
ríes y no sabes por qué
lloras y no sabes por qué
tienes miedo y no sabes de qué
solo sabes que caes

como un niño
                       al que tiran
                                           por el tobogán.

2 comentaris:

  1. Yo, cuando me tiraba por el tobogán caía siempre de culo. Cuando me tiraban, bajaba de cabeza o de espaldas. Hoy al ver tu tobogán no he podido contenerme y me he desplazado literariamente hasta el último verso y entonces he comprendido que seguimos siendo niños, y yo me he emocionado con tu poema. ¿Será porque aún sigo siendo niño? Lo que sí sé, es que eres un Gran Poeta y te felicito. Repito, TE FELICITO. El día 14 nos vemos en el Ateneu.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias Antonio. Me emociona que te emociones. Solo nos queda esperar que caigan por el tobogán los que de verdad lo merecen. Un abrazo y nos vemos en el Candela.

      Elimina