dilluns, 15 de setembre de 2014

Inocencia


Culpable
de llamar a las cosas por su nombre
con etiquetas que las ocultan
de clasificar manzanas por colores
para despellejarlas luego sobre la basura

Culpable
de ver sombras por la noche
con las farolas apagadas
de saberse gigante y creerse enano
de pisar tus huellas para no dejarlas

Culpable
de confundir goteras con tormentas
la lluvia con la tristeza
de achicar el agua abriendo vías
de no dejar que la gota colme el vaso

Culpable
de edificar castillos de naipes
sobre arenas movedizas
de practicar el trueque con dinero
de vivir soñando y soñar que vives

Culpable de sentírselo y no hacer nada para evitarlo
de vender tu inocencia por miedo a quedarte solo
de ser parte y ser jurado
de condenarse e indultarse

Que el que esté libre de culpa
vuelva al primer verso.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada