dilluns, 27 d’octubre de 2014

Los bordes del precipicio


Tienen las alturas dos formas de medirse;
abocado al vacío, desde la cima
o desde el fondo del abismo
en la vertical una flor desafía la gravedad
una ave pone un huevo y alza el vuelo
defeca al fondo del abismo
y sube a la cima en busca del cazador
La flor se marchita sin nadie que la mire.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada