divendres, 29 de juny de 2012

El cruel vencedor


En la satrapía de X todo el mundo temía a su señor. Su crueldad, experimentada en carne viva por sus súbditos, era conocida más allá de sus fronteras, y muchos años después de su muerte se mantuvo viva la leyenda de sus horrores. Tal era el sufrimiento que infligía a quienes lo rodeaban. Pero antes de su muerte, llegó un día en el que su felicidad se truncó. Durante una cena su oído captó lo que dos de sus consejeros hablaban.
-Acercaos y compartid conmigo estos secretos –les dijo.
Los consejeros obedecieron temerosos de su cólera.
-Su excelencia, comentábamos las habladurías de la calle, nada más que chismes.
-Un buen soberano debe saber sobre lo que hablan sus súbditos, contadme, yo decidiré si tan solo son chismes.
-Pues se trata del sátrapa de la vecina X, cuya crueldad dicen no se ha visto jamás.
El sátrapa pidió todo lujo de detalles a sus consejeros, y llegado a la conclusión de que efectivamente la crueldad de la que hablaban superaba en mucho a la que él practicaba, decidió actuar.
-De ahora en adelante quiero estar informado de lo que sucede en tal sitio. No puedo permitir que la gente crea que por vivir bajo mi jurisdicción los castigos serán más laxos. ¿Qué teníamos para hoy? –le preguntó al consejero de justicia.
-Dos robos y una deuda impagada. Los latigazos deberán empezar…
-Nada de latigazos –le interrumpió-, dispónganlo todo para la lapidación.
Y así empezó una extraña competición entre los dos sátrapas para ver quién de los dos era el más cruel en sus arbitrarios castigos. Si uno castigaba a la mujer infiel con la decapitación, el otro mandaba prender y mutilar a los familiares. Si éste pasaba por la espada a quien levantara la voz contra su soberano, aquel los sometía al hierro ardiente. No se daban tregua en su frenética carrera para ser el más cruel de los sátrapas. Y la población, aterrorizada en sus casas, sólo salía si era completamente imprescindible, pues temían incurrir en cualquier leve falta que sirviera de escusa para poner a prueba la macabra imaginación de sus soberanos.
El comercio y la producción cayeron en picado en ambos reinos, con el consecuente empobrecimiento de las gentes. Sólo los maestros en el arte de la tortura tenían trabajo, y llegaron de las partes más lejanas para ponerse al servicio de aquellas mentes perturbadas, que en su afán por superar al otro no escatimaban medio alguno.
Cierto día, en una casa de postas situada entre los dos reinos el azar quiso que coincidieran dos correos.
-Con este calor es un milagro que haya llegado hasta aquí. Este caballo tiene una resistencia tenaz, pero con tanto mensaje arriba y abajo no le auguro más de dos o tres viajes.
El otro viajero, que saciaba su sed a la sombra de una palmera, no pudo más que asentir señalando a su caballo, indicando al recién llegado que compartía sus pensamientos. Éste fue a sentarse a su lado.
-Este mundo se ha vuelto loco, no hago otra cosa que recoger escalofriantes descripciones de los más horrorosos tormentos, para que mi amo y señor los supere en crueldad.
-Amigo mío, -le respondió el otro- dudo que os sirva de consuelo, pero no os halláis solo realizando tan ingrato trabajo. El mensaje que lleváis, viene de donde yo vengo, y el que yo voy a buscar está a donde vos os dirigís. Bien podríamos intercambiar aquí la información, y al menos nos ahorraríamos la mitad del viaje.
-No os falta razón, pero se me ocurre otra idea que podría ahorrarnos la totalidad del viaje.
Cuando el correo llegó a su palacio relató lo que habían convenido al sátrapa, que permaneció en silencio durante un buen rato. Finalmente dijo:
-Así que decís que mi gran competidor se ha quitado la vida por infringir sus propias leyes. Eso me deja como el soberano más temido. ¿No es cierto? –interrogó a sus consejeros.
-El más temido con vida, sin duda, pero quien se teme a sí mismo se hace débil a los ojos de los demás.
Quien pronunció estas palabras era un fiel consejero al que no se le escapó la artimaña tramada por el mensajero. El sátrapa, se retiró a sus aposentos contento de su victoria, pero ya en la cama no paraban de darle vueltas las palabras de su consejero. ¿Quería él un lugar en la historia? Se levantó y pluma en mano redactó su propia sentencia, detallando la falta por la que se condenaba a muerte. Cogió el sable y lo hundió hasta el mango en su vientre.
Así terminó la extraña competición, gracias a la audacia de dos anónimos correos que supieron jugar con la vanidad de los poderosos para poner fin al sufrimiento que infligían.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada